sábado, 24 de noviembre de 2007

¿A donde va el amor olvidado?




Mi amiga Luna en su blog http://mascosas-luna.blogspot.com/, hace unos días (ya seeee que voy con retraso) nos hizo disfrutar de una rima de Bécquer:



Los suspiros son aire y van al aire.
Las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes tú a donde va?

En mi comentario le dije que si no lo sabia yo se lo contaría y como dice que tiene ligera idea, pues… a ver si coincidimos.
Darilea, que es media brujilla, dice que los suspiros son besos no dados, y tiene razón. Los suspiros es cierto que están envueltos en aire, y al aire van, pero… ¿hacia donde? Van al aire, y vuelan en él sin parar hasta que encuentran su destino. ¿Nunca os pasado que así de repente y sin justificación alguna, sentís en la piel como una brisa?, seguro que sí. Pues, los magos sabemos algo de estas cosas, os ha llegado un suspiro, un beso de alguien que ha viajado hasta encontraros.
Algo parecido ocurre con las lágrimas: es cierto, acaban en el mar y de ahí al cielo y vuelven a nosotros disfrazadas de esa lluvia que llega, nos empapa y nos hace sentir cierta melancolía; al mojarnos es como si nos diese un beso nuestra propia tristeza, intentando consolarnos.
Y claro nos queda el amor. Cuando se olvida, ¿a dónde irá?... pues a ningún lado. Se queda en nosotros y en el ser amado para siempre. El amor es como la energía, no se crea ni se destruye, simplemente va y viene, sufriendo transformaciones. Se expresa o lo sentimos de maneras y formas distintas. Aún habiendo sufrido mucho por su “despedida”, cuando se vuelve a presentar siempre nos ocurre que no podemos evitar que desde lo más profundo de nosotros salga un suspiro y navegue en el aire en busca de su destino.
Amiga Luna, enhorabuena por tu Blog. Espero que compartas lo que los libros de mis antecesores magos recogen y cuentan. No sé porque me da, que hemos coincidido bastante.
Hoy os dejo una canción para mí, preciosa, ¡cuantos suspiros! Simon & Garfunkel, disfrutar de la música.
Besos, rosas, abrazos, vino y tener algo de malicia, que le da cierto toque a las cositas diarias.

15 comentarios:

Luna dijo...

Mi querido amigo (perdon por darme tanta confianza y dirigirme así a ti...)no sabes como me alegra este post...

Me lo habias dicho... y si... tenia una "ligera" idea... pero ahora... con tus explicaciones... que me han gustado mucho... ya lo se exactamente...

Cada vez que sienta esa "brisilla" sabré que es algún beso viajero que ha llegado a su destino...

Me encanta el sentir la lluvia en la cara... quizas por que soy de lágrima fácil... y con ello hago que ese "ciclo" siga... lagrima... mar... cielo... lluvia... que bonito...

Yo siempre pensé que el amor... al principio... se quedaba con nosotros... pero que luego... poco a poco y sin darnos cuenta... se iba alejando hasta irse todo con la otra persona... pero me gusta mas tu explicación de que se queda en nosotros... así... cuando "entre" una nueva persona en nuestra vida podremos sentir de nuevo ese amor... un amor que saldrá con mucha mas fuerza....

Gracias por este post tan bonito... por la explicacion... y por darme tu enhorabuena por el mio... espero tenerte "siempre" conmigo... me agrada tu compañia...

Un saludo un fortísimo abrazo y miles de besos...

Pd... es una pena... no he podido oir a Simon&Garfunkel... lo intentaré otro dia... Gracias por todo...

Azul dijo...

El viento...tan lleno de magia, como el poder de crear algo de la nada, como el amor mismo, el universo y todas aquellas emociones y momentos que siempre están en lo más pequeño....

Bikiños...roble :P

Bohemia dijo...

Creo que esos amores se doblan como servilletas y los guardamos en algún cajón de la memoria, después los desplegamos de vez en cuando...

Un cariñoso abrazo

luna35 dijo...

Muy buen razonamiento sí señor, jaja, lleva la marca de la casa.

Ais pues que decir a donde va el amor cuando se olvida, estará por ahi vagando, sin rumbo fijo, buscando otro cuerpo que lo cobije, que lo mime y lo cuide.

Me encanta Becquer.

Un saludo para luna, jaj mi tocaya de nik, y un beso para tí, Druida aprendiz de Meigo.

Por cierto, y tus amigos, Breo, Zas, y companing, ¿donde se han ido?.

Algaire dijo...

Había leido muchas veces el poema de Bécquer y siempre me gustó, pero tus explicaciones lo enriquecen y lo hacen todavía mas maravilloso: los suspiros aire que se convierte en beso y los trae la brisa y las lágrimas lluvia que nos llena de melancolía.
Eres un poeta mucho mejor de lo que crees, en verso y en prosa.
Un abrazo

Luna dijo...

Solo pase a decirte que al final la pude escuchar... tenia algo mal configurado y no me dejaba...

Ummm... preciosa... no la recordaba...

Un saludo un gran abrazo y muchísimos besos...

MentesSueltas dijo...

Hola, luego de mucho tiempo, pasaba a saludar
y dejar un abrazo con mi mejor energia.

MentesSueltas

Darilea dijo...

Aysss que ilusión, hacía tanto tanto que mi querido Meigo no se dejaba mecer por estas olas, que hasta voy agradecer a tu amiga Luna el que halla hecho su post y halla dejado su pregunta colgando.
Te imaginé descalzo, mirando a las olas de ese tu mar querido, retandolas en el olvido y riendo descarado diciéndoles "ireís y vendreís pero no podreís arrebatarme del amor lo vivido"
Es mío y en mi se queda.
Aysss
jaaja un beso a mi lunita y otro para ti Muackkkkk
Pd: Mañana visito a tu amiga Luna.
Por cierto te tiro la moneda recogela y sigue lo que empecé hablar con las olas, que seguro Lunita se apunta. Muackkkkk

Azul dijo...

"Se mecen los árboles

Se mecen los árboles bajo la lluvia
tan armoniosamente
que le dan a uno ganas de ser árbol.
Bajo los truenos
y atravesados por el viento
los árboles parecen muchachas dormidas de pie
a las que el sueño del amor lleva de un lado a otro la cabeza.

Estos árboles de la ciudad, tan esbeltos y solitarios,
rodeados de casas y de alambres,
se alegran bajo la lluvia en lo alto
y son la nube misma y el cielo.

Los árboles llueven esta tarde
y la barriada toda los contempla."


Hoy leí esta poesía de Jaime Sabines....y me acorde de galicia...y de ti claro.

Bikos ;)

raizen dijo...

Meigo, ¡por Diosss! que belleza, me encanta eso que dices de la brisa que acaricia, sí es cierto, se percibe en ocasiones ese mágico toque del viento, en el cuerpo en el rostro... Sí, el amor permanece, cuando es amor...
Bellísimo me encantó, como todo lo que escribes :)
Un abrazo con cariño

IMAGINA dijo...

Hola Meigo... el amor cuando desaparece se desvanece. A veces se convierte en cariño, a veces en rabia, a veces en indiferencia.

** MARÍA ** dijo...

Cuando desaparece el amor, lo podemos encontrar en todos y cada uno de los poros de nuestra piel. Se quedó allí impregnado, demasiado intenso para olvidarlo.

Besos tiernos y serenos. Deseo que pases un feliz fin de semana.


** MARÍA **

MentesSueltas dijo...

Algo para compartir…

Quiero compartir con ustedes la finalización de un proyecto personal muy importante. Luego de muchas idas y vueltas, he logrado terminar mi libro y estoy a punto de presentarlo. Justamente ayer el editor me lo entregó y experimenté una de las cosas más hermosas y emocionantes de mi vida.

Todo lo que uno pueda decir es poco, las sensaciones que se viven en el proceso de creación de un libro son indescriptibles.

Ustedes son, en gran parte mis impulsores y mis mejores consejeros, además de lectores, en algunos casos de más de dos años. Y a ustedes se los debo y se los dedico especialmente.

Si todo está bien (y no dudo que así sea) el próximo sábado 15 de Diciembre realizo la reunión de presentación del libro “Escribo y te cuento…”.

Los quiero mucho.

MentesSueltas

Chela dijo...

¡Cecilia!Hermosa canción que he coreado más de una vez en mi juventud cuando estos dos (entonces también jóvenes) se pusieron de moda. Todas sus canciones son preciosas.

Me gusto mucho el post y tus reflexiones sobres el poema de Bécquer. Los suspiros, las lágrimas, el amor...Todo son vivencias, todo queda en nosotros, como tu dices, y todo nos va configurando...

Lo importante es vivir y haber vivido.

un beso para ti, meigo.

Chousa da Alcandra dijo...

E que Bécquer...é moito Bécquer.

Saúdos para o Meigo y para quienes visitan su cueva.