lunes, 2 de junio de 2008

LA CITA (IV) Dedicado a quien no confia.



Faltaban doce minutos para las siete. Empezaba a notar con más fuerza en mi pecho las patadas de la ansiedad. Era como si me costase respirar y sentía un calor sofocante que me agobiaba, sobre todo porque empezaria a sudar, y la verdad no es “muy fino”.
Los pensamientos se atropellaban y chocaban en mi mente produciendo un estropicio mental. Era como si viniesen en dos direcciones opuestas a toda velocidad y no se pudiesen esquivar. Unos recordando las siguientes llamadas y el día que por fin le dije que me gustaría conocerla y ella, sin dudar, contestó que sí (esa mañana no pude trabajar más). Los otros pensamientos venían haciéndome mirar constantemente el reloj y tratando de prepararme las disculpas por si Teresa no venía. De todas formas, aunque no llegase, aunque no cruzase la puerta del hotel, jamás podré olvidar aquella primera llamada.
Teresa tenia una sonrisa no fingida (se nota mucho cuando al otro lado del teléfono ponen la sonrisa de venta, la de queda bien).
Aquellos minutos de la primera llamada pasaron y, como decía, recuperamos la realidad y Teresa se metió de lleno en la conversación que motivó su llamada. Hablamos y la verdad es que podría haberle solucionado y contestado a lo que me preguntaba en el momento, pero… le dije que no tenía la información que me pedía. Quería que me volviese a llamar.

El camarero se acercó a retirar la botella de agua que había pedido para refrescar mi boca que se secaba a cada minuto que pasaba, como me pasa siempre que me pongo nervioso.
-¿Desea alguna cosa más?, me preguntó.
-No deseo nada más, gracias. Contesté de manera sobresaltada. Su voz había sonado como el despertador en una mañana de domingo que no hay que ir a trabajar.

Miré el reloj, ya era la hora. Mis ojos se convirtieron en el vigilante de seguridad de la puerta.

Puntual. La puerta giratoria se lleno de su presencia. Venía hermosa. Pantalones negros, camisa rosa, cazadora negra… andar elegante… sonriendo…

Me levanté, no sabia (no lo había pensado) si ir a su encuentro o esperarla. Mis piernas no me llevaron, y casi mejor; podría hasta caerme o tropezar. Ella avanzaba por el vestíbulo del hotel mirando para mi. Había venido.

Al llegar a la mesa, le di la mano y prometo que tengo una laguna de recuerdos en esos segundos. No me acuerdo que dije, ni que dijo. Solo que nos dimos un beso en las mejillas. Desperté. No lopodía creer.

Nos sentamos. Nos quedamos mirando uno al otro, ella sonreía. Yo… no sé.

Pues… aquí termina esta historia que espero os haya traído más de un recuerdo.

Mi admirada Leodegundia http://leodegundia.blogspot.com/ en un post de fecha 25 de mayo, excelentemente trabajado como todos los de ella, se cuestionaba si verdaderamente vale la pena enamorarse y no sentirse correspondido. Es cierto que muchas veces enamorarse trae consecuencias negativas. Genera situaciones personales conflictivas y el amor se convierte en odio o en desastre. Aveces nos enamoramos, pero no sabemos enamorar. Os recomiendo la magnífica reflexión de Leo.


Os dejo otro apuntito mío:

Cada minuto de mi vida
sin ti, es un minuto muerto.
Cada minuto contigo, amor
es la gloria en la eternidad.



¿Qué tal un poco de música?. Me hicieron una recomendación y la verdad es que vale la pena: Concha Buika y su versión de “Mi Niña Lola”. Disfrutarla y dejaros llenar por el sentimiento.
Besos, abrazos, rosas, vino tinto. Hoy un poco de Somontano: la fuerza suave de un carácter extraordinario. Ser felices.

18 comentarios:

En el 5º anillo de Saturno dijo...

Pues sí que trae recuerdos.Más de uno,la verdad sea dicha.

Por cierto,me encantó tu "apunte" =) Sigue apuntando,te sigo la pista

Un besito

*Tuki*

Fortunata dijo...

Gracias, amigo, por tu comentario, me alegra que haya quien lea lo que escribo y ademas le guste.

Pues me encantaría que tu historia siguiera....los principios siempre son tan esperanzadores.... la trama y el desenlace siempre es lo mas difícil....

Concha Buika, aquí en Madrid se oyó mucho hablar de ella hace unos días por que dio un concierto, yo no la conocía, busque ahora tengo un disco suyo aunque creo que acaba de sacar otro, tiene una voz cálida....

Un abrazo

Elena de San Telmo dijo...

Querido Meigo cada vez que nos enamoramos perdemos el paraíso...en fin de vueltala misma historia que nos dio origen.
Encuentros y desencuentros son nuestros terrenales romances. Besos!!!!y vinito

luna345 dijo...

He estado ausente, así que no pude comentar. Ves, al final tenia yo razón y apareció, y tengo una ligera idea de como está el asuntillo jajajajaj.....
De verdad Meigo que me ha traido muchos recuerdos esta historia, porque aunque el caso no fuera ni retomamente parecido me vino a la mente la vez que nos conocimos en mi ciudad, jajaj y lo que mas me llamó la atencion de tí, era lo alto que eras, jajajaj.. fue una bonita velada,, la pena el desastre de la cena,,, cada vez que mi marido y yo vamos a ese sitio a tomar un cafe, nos acordamos....
Y bueno de tus apuntes que decir jeje,, si el anterior era una maravilla este te has superado, así que chapó.
En cuanto a lo de Leo,,, ya no opino, porque esas cuestiones son personales y cada uno las vive y siente de manera distinta.
Ala, me despido que hoy me dio la vena de enrollarme,,, no sin antes volver a abrir el cofre de mis tesoros para dejarte con tu permiso unos versos de un poeta desconocido para el publico de tu tierra, y que en su dia me otorgó la custodia de ellos, seguro que te gustan y a tus lectores tambien.

Eres luz de noche
Que los miedos alejan
y luciérnaga
en mis sueños oscuros.
solsticio de verano

Soy tu sueño y deseo
jugando en lo profundo
de tu mente.
Soy tu placer y tu vida
soñando en tu lasciva
alma... amandote.

Suave suspiro
en mis ojos tu mirada
a la espera
que tus deseos hablen
en mi cuerpo enamorado

Feliz semana y un beso.

Marina-Emer dijo...

QUERIDO MEIGO:No sabes lo intranquila que me tenias,sin saber de ti ya que yo queria dejarte el primer comentario para ti del relato "De MONJA A MODELO" ENSEGUIDA PONDRE LA SEGUNDA PARTE,GRACIAS POR TUS PALABRAS Y LO DE TENIA RAZÓN JESÚS NO SE A QUE RAZÓN TE REFIERES,
ME HA GUSTADO TU RELATO Y EL FINAL AS COMO TIENE QUE SER LA PRIMERA VEZ QUE TE CONOCES ESA PRIMERA CITA Y POR SUPUESTO TAN BELLA.
PRECIOSO PARA AMAR.ABRAZOS.
MARINA PASTOR D

SUPERMAMÁ... dijo...

Interesante reflexión sobre el amor y sus flecos, buenos y malos. Pero eso es precisamente estar vivo.

La música preciosa.

Mucho tiempo que no te veía Meigo...para ti un fuerte abrazo. Espero tu visita en mis otros blogs.
bss

Azul dijo...

Ay...vengo de visitar a leo, me puse al corriente con sus post...y ahora te leo a ti...y si, creo que el amor, bien merece la pena sentirlo...aunque no haya correspondencia.

Un abrazo niño...bikos mil.

la dama dijo...

Pues si, me trae recuerdos...algún día escribiré yo algo parecido pero esta vez se trata de un primer encuentro en una estación de metro...

Saludos y hasta luego,
La dama de Shalott


P.d escribes muy bien. ;)

Cani dijo...

Otro relato donde el eje pricipal es la duda, lo haces como nadie.
Yo tambien lei el post de Leolegundia, y te digo, como dije en el,que si merece la pena ¿como si no aplacar la duda? ¿y por que renunciar al placer por miedo al dolor? ¡Eso nunca!
Besos

Darilea dijo...

Ay el amor, como dice nuestra lunita cada uno lo siente a su manera, aunque hay quien en el amor encuentra la razón de su existencia.
Leo un sol de mujer, siempre tiene mi admiración.
Besitos.
Pd: Preciosa la canción de Mi niña Lola

raizen dijo...

El amor es una cosa seria. Y son hermosas sus manifestaciones. Linda historia Meigo.

Un abrazo con cariño

Leodegundia dijo...

Como dije entonces, el amor merece la pena o no dependiendo de como le vaya a cada persona y de lo que cada uno espere de este sentimiento. Escribí sobre un caso concreto pero no puede generalizarse ya que cada persona es un mundo.
La desconfianza en temas de amor suele presentarse cuando alguien sufrió mucho y teme que vuelvan a hacerle daño.
El apunte tuyo, como siempre, está impregnado de amor verdadero.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Bonito relato, ojalá la realidad fuera así.
Lleva razón Leodegundia, una mala experiencia puede hacer que desconfíes y me gustaría añadir que para llegar a desconfiar antes hubo que confiar.... la desconfianza no llega sola.
Muy acertado tu comentario porque me enamoré pero no supe llegar a su corazón.
Un brindis por tu apunte, me encantó

Anonima

aminuscula dijo...

Yo creo que todo amor vale la pena, entendiendo por amor no sólo el amor romántico. Amar es desprender una energía que se queda en el mundo, para el mundo y mientras se ama no se sienten otras emociones. Amar para ser correspondido no es amar, es querer poseer.

Un beso

Trini dijo...

Este texto que nos muestras es, digamos, como el preludio de un amor y, ningún preludio, en lo tocante al amor, pudo ser malo; otra cosa son los finales...

Me reafirmo en lo que dije en casa de Leo: no siempre merece la pena enamorarse...

Un abrazo.

Marian dijo...

La canción de la niña Lola es preciosa. El amor, hay que creerlo siempre, siempre aunque la experiencia de amar y ser amado sea difícil de equilibrar.La historia promete como todo sentimiento que nace sin buscarlo y evoluciona y saca lo mejor de nosotros mismos.En tu caso, mucho y bueno.
Un besín

mi despertar dijo...

Tu escrito sensualmente profundo y entre las profundidades de tus letras emerges como solo alguien que escribe puede hacerlo. Abrazos con brisas

Yedra y Yago dijo...

Meigo, me he sentido muy halagada con tu visita a nuestro blog, a la vez que encantada al descubrir el tuyo. Espero seguir viéndote por alli y que me dejes venir a menudo.
Un beso
Yedra