jueves, 22 de septiembre de 2011

Bundoran.

Estoy en Irlanda por trabajo. Mi destino Bundoran (la foto es una panorámica) donde he llegado ayer despues de dos horas en un autobus. Esta ciudad está al norte y el frio, la lluvia y el viento parece que nacen aquí. Aún así merece la pena su paisaje, lleno de verdes y contrastes como mi tierra. El caso es que mi llegada, he de reconocer que venía de mala gana, con un resfriado que anuncia un invierno plagado de ellos, o de uno contínuo, que nunca supe si era una cosa u otra, ha sido alegre. He tenido noticias de amigos que hacía tiempo no tenía y eso siempre es agradable. Por otro lado fue todo un cabreo continuo. Hay que ver con Iberia se supone el estandarte de nuestra aviación comercial; creo que se supera a sí misma... y ya es difícil. Os prometo que empiezo a entender sus problemas de cuentas de resultados y todo lo que dicen, porque es que cada vez somos más los pasajeros que estamos insatisfechos con ella, por no decir otra cosa. Y no es por sus tarifas que son de las más caras, ciertio que tiene un buen servicio a bordo, pero es una desorganización total. Salíamos varios grupos de distintos aeropuertos hacia nuestro destino (Dublin); el caso es que ante el mismo problema planteado por nosotros, la reacción de los encargados de expedir la tarjeta de embarque, ha sido distinta. Esta diferencia podría ser normal ya que se trata de personas distintas y sus reacciones han de ser diferentes, pero lo peor es que la respuesta a una misma pregunta sobre una norma (íbamos preparados) ha sido totalmente distinta con consecuencias distintas; tres aeropuertos en España, tres respuestas distintas y contradictorias; lo cual denota una falta de orden y de organización fuera de lo normal. Es como Movistar, creo que podríamos escribir entre todos más de 30 Espasas con anécdotas de desesperación. Así es nuestro país, por eso somos poco competitivos y a estas empresas, el cliente le sigue importando una m…. (que fino me he vuelto). Por mí, salvo una satisfacción en la reclamación que hice, ya no existen. Mis bebidas son cerveza y whiskie. Prometí que unas marcas de tales bebidas (y son buenas) no las volvería a beber por algo parecido, y llevo una diez años y la otra doce, sin beberlas. Ellas no pierden nada, seguro. Pero de mi no tienen nada, es más cuando pido en un bar le digo al camarero que me sirva menos tal marca, cualquiera; a continuación me da una lista y yo respondo la que me gusta; y si solo hay esa marca (pasa con la cerveza) me voy. Movistar me tiene pillado por vivir donde vivo, pero Iberia…

Venga que hay que vivir sonriendo. Otro tankita de los que me gustan:

Arde la piel

en aguas sudorosas

de manos huecas.

Anhelantes dibujos

de cuerpos ideados.

Hoy también tengo dudas de la música, pero me voy a decantar por un maestro, Phill Collins. Qué decir de este músico. Nada. Su música lo dice todo: Another day in Paradise. Disfrutarlo, si podéis abrazados a quien amáis. El vino de hoy, con mucho cuerpo que aquí hace frio pero mis rosas, hermosas como siempre. Ser felicies, besos y abrazos.


2 comentarios:

Mayte dijo...

Paciencia...y un maravilloso tanka!

Besos.

Oréadas dijo...

Sonrío :) me encanta el tanka al final cambiaste el final, recuerdo cuando lo hiciste y el trabajo que te dío ese final, que por cierto no conseguí verlo hasta ahora.
Phill Collins sin palabras como tú dices.
Irlanda tiene que ser preciosa, disfruta de ella y no malgastes el tiempo en recordar lo incompetente de Ibería (hay cosas que no tienen remedio), no voy hablar de Movistar eso lo dejo para cuando vuelvas.
Jaja estoy pensando en aprender budú para hacerles un muñequito jeje de esos jaja
Un besito y cuídate mucho.
Pd: De coña (sabes que hay una vacuna para la gripe) aysss.