sábado, 19 de noviembre de 2011

Tierra Santa

Nunca creí que me moviese tanto por este mundo como lo estoy haciendo este año. La verdad es que me muevo más… que una peonza. Ahora he tenido la oportunidad y peregriné a Israel, a visitar los lugares santos. Un tour, como se dice ahora, en toda regla. Fueron 10 días de comer pollo y ensaladas, de madrugar como en mi vida y recorrer millas como un poseso. Pero ha valido la pena. Creo que, Tierra Santa, debería ser visita obligatoria para todo el mundo, aunque no seáis creyentes, porque lo que es innegable es que allí nació nuestra cultura y nuestra historia. Visitando esos sitios, uno comprende muchas cosas y reflexiona un poco más de lo que estaba acostumbrado. Te sientes protagonista, comprendes un poco más el lio entre árabes e israelís y también un poco más la vida de Jesús de Nazaret. En la visita te das cuenta de montones de cosas que antes parecían lejísimos en el tiempo, o como si fuesen un cuento de las mil y una noches, está contigo o tú con ellos. Iba preparado con mi libreta (siempre va conmigo) porque pensaba que iba a escribir muchas cosas, pero no he sido capaz. La impresión, la magnitud de lo que vi, me cortó cualquier inspiración, pero estoy seguro que a medida que revise las fotos y lea las lecturas que me compré, me saldrá todo lo que sentí y que sé que llevo dentro. Tengo la costumbre, no sé si es buena, de leer muy poco de los sitios donde voy. Lo justito. Pero a la vuelta entre lo que me compro allí y lo que tengo aquí, me lleno de letras y comprendo, entonces, mucho mejor. Pienso que leer mucho antes de ir, te puede condicionar el autor, y luego quizás no veas con los mismos ojos; yo prefiero ir “virgen”. Os recomiendo la visita a Israel y Jordania. Es increíble. Pero, como siempre,tuvimos lio con las compañías aéreas. Viajaba con la compañía Israelí. Joer con la policía, vaya interrogatorio, a la ida y a la vuelta. Pero curioso, lo de las botellas y los 100 mililitros, les da igual. No hay problema. Pero lo demás… Metí unos libros de esos de descripción turística y tuve que abrir la maleta, explicar porque los compré, donde los compré y que iba a hacer con ellos. Palabrita de honor. Nos separaban a varios del grupo y nos preguntaban de donde éramos, porque iba con ese grupo,…en fin una locura. Eso si lo de los botecitos lo agradecí. Pero… a la vuelta ya en la pista, zasss que el avión da la vuelta: se estropeó el motor… alaaaa! 4 horas de retraso. Pero aún así, me gustaría volver y con la calma de lo que ya no es novedad, para disfrutar muchos más. Como dicen los Israelís, dejemos que el cielo nos ayude y nos guie. Ya contaré más que por hoy ya está bien.

Bueno, bueno, bueno… sosegado y recuperado a ver si os gusta esto:

Calla el Sol
y la Luna engalana el cielo.

Como si amantes prohibidos
fuesen en el jardín escondidos,

se cruzan besos disfrazados

de cómplices guiños

por el eterno firmamento.

Miradas vuelan y en las páginas
del silencio
inventan cuentos
de sueños que juegan
en camas
solitarias
con la almohada ,
fantaseando
entre satenes y linos.

Se calla el sol,
Se calla la luna
.
Silencio de amor, mi vida.

Se para el tiempo.

El Sol la mira
Y ella, tímida,

(como tú se ruboriza)

abraza a su mirada

y él se oculta

en el mar
.

Este poema es algo más largo que de costumbre, pero hay que poner de todo. Y la música de hoy… pues hoy The Beatles. Nada que decir, está todo dicho y escrito ya. La canción elegida hoy: “Yesterday”. No me preguntéis porqué, pero se me vino hoy a la cabeza. Disfrutar de la música, de las letras, del vino, de las rosas… de la vida. Besos y abrazos.


3 comentarios:

Mayte dijo...

Esa última frase me encantó...y que así sea.

"dejemos que el cielo nos ayude y nos guie"

Un abrazo enorme!

Oréadas dijo...

De regreso y ausente, este año parece que tengas un convenio con las líneas aéreas no paras casi nada quieto.
:-) Un besito, y con ganas de que me cuentes tu experiencia en Israel.

Anónimo dijo...

Como no hay forma humana de ponerse en contacto contigo, desde aqui te felicito por tu cumple, aunque sea con retraso. Me alegro de tus viajes, estás en tu salsa, pues siempre tuviste espiritu aventurero.
Con mucho cariño y tantos besos como años cumplas... muchas felicidades Meigo.
Laura