martes, 3 de agosto de 2010

Una noche de verano...

Mi querida Gema, que alegría verte, nunca mejor dicho, por esta tu casa. Es una alegría enorme; al igual que la de Charlie que hacía mucho tiempo que no sabía de él. El verano, tiempo de reencuentros. Por eso me gusta a mi tanto el verano, por los reencuentros, por su luz, por las cervecitas… Dariii que me quieres jubilar y mandar para casa; por cierto ya veo yo lo del PDF. Un día de estos os contaré la penúltima locura que hicimos o estamos haciendo Charo y yo (no penséis mal, palabrita). Ana, amiga mía, ya sé que estas algo más que liada, pero septiembre será un mes mucho mejor que bueno, para tomarnos ese café, y por favor, no me digas esas cosas que me pongo colorado. Casandra, el verano que te envío, va lleno de rosas, para que en mi invierno, me recuerdes sus aromas. Plinnn, pásatelo bien y disfruta mucho, que te lo mereces y más. Marga, pues bienvenida; me alegra mucho que te hayas animado a compartir espacios blogueros. Ya veras, solo es cuestión de empezar, luego se le coge el gusanillo y ya está uno enganchado. Gracias a todos y todas, por estar aquí. Porque algo vanidosos somos y nos gusta que nos hagan caso y nos valoren nuestras cosillas.

Estos días pasados, no me acuerdo muy bien cual, pero uno de esos que nos dejan las maravillosas noches de verano. Antes de nada abro un paréntesis, a mí me gusta mucho el sol y el calor, pero me gusta disfrutarlo a la sombra; y de esa sombra, no sé si estareis de acuerdo, encanto especial tiene la noche de un día caluroso y si está acompañada de una tertulia, pues mucho mejor; charlar sin agobios, aunque haya que trabajar día siguiente, llena el cuerpo y el alma y las palabras acercan a las personas. Pues bien, continúo, os decía que en un hueco de estas charlas me senté a ver una de mis pelis preferidas. Disfrutar de nuevo con Dustin Hoffman en “El Graduado” ha sido todo un placer. Supongo que la habéis visto, si no… (es un pecado perdérsela) animaros a verla, o a volver a verla. Fue la película que lanzo a Dustin a la fama. Además del argumento y el trabajo de los actores, está la música. Especialmente bonitas las composiciones de Simon & Garfunkel.; este dúo ha sido, y es, de mis preferidos. Tengo toda su discografía. Bien como os decía fue una noche, sin charla, pero charlando conmigo mismo a la vez que me daba un reconfortante baño de recuerdos (no de nostalgias). Preciosa noche de verano que disfruté hace unos días.

Y que no falte una joyita de mi repertorio. Unos versos salidos, así como quién no quiere la cosa, de muy adentro. Espero que los disfrutéis:


Arde la piel

en aguas sudorosas

de manos huecas.

Anhelantes dibujos

de cuerpos ideados.


Y para despedirnos por hoy, amable público, nuestra joya musical; Señores y Señoras, deseando que hayan disfrutado este ratito en este rinconcito, les espero de nuevo, consecuencia, probablemente, de alguna noche loca, pero sana, en este espacio lleno de buen rollo y de algunos versos que valen la pena, pero sobre todo por la presencia de Ustedes. Les dejo con los únicos, con Simon & Garfunkel. Los Sonidos del Silencio (Sound of Silence), pero eso sí no se me marchen sin una rosa y sin un trago de vino. Besitos y abracitos.


4 comentarios:

plinnn... dijo...

Cómo me gusta esta canción:)) la peli la tengo que volver a ver, sé de qué va, pero creo que cando era peque la medio vi, pero tengo curiosidad por verla entera:) disfruta tú también mucho del verano:))

d@v dijo...

Hola Meigo . Hace tiempo que no te dejo un comentario, el calor me esta dejando sin fuerzas debe ser cosa de la edad. Espero que tú lo estes pasando mejor , claro que eres mucho mas joven que yo, jajajaaaaaa .
Tu vida por tus escritos parece ser mas movidita que la mia, por lo que tu mente se ejercita mucho mas.
Espero que se marche el verano y se lleve este calor. Tengo la esperanza de que entonces mi mente se despoje del letargo en el que se encuentra en estos momentos. Necesito volver a escribir involucrarme en mis relatos como hacia anteriormente. Bueno mi querido amigo te dejo junto a mi mensaje estival estos besos rociados de cariño y una copa de buen vino tinto de mi tierra.

Ana

Marina-Emer dijo...

mi querido Meigo hace tiempo que no se de ti ...yo entre a tu blog y despues no se que pasó que perdi tu enlace y hoy por mediación de otro blog lo cogi...ya vendras a verme me acuerdo mucho de ti...no me dejes de visitar será una alegría verte de nuevo...te dejo mucho recuerdo ...mucho cariño ..y ganas de verte
besos
Marina

Darilea dijo...

Ays mi queridísimo Breo.
Perdona Meigo que me dirija a Breo pero es que creo que fue la persona que te suplanto jeje al escribir esto.
Y no me digas que no??
Si lee esto Ana, me dará la razón.
Lo he descubierto en las noches de verano hablando consigo mismo, y viendo una relajada película con la música de Simon & Garfunkel, hacía tiempo que no estaba tan agusto, seguro que tú me das la razón.
Esta canción me ha puesto tonta jaja no sé si es eso o que creo que he podido subir por fín el jodido PDF (no me digas que soy mal hablada, ya me conoces lo digo cuando estoy hasta el moño jeje)
Besitos.