jueves, 7 de octubre de 2010

Cambiar alimenta el espíritu.





Como os habéis dado cuenta, se ha producido un cambio radical en este rincón. Hemos pintado paredes, techos y cambiado la decoración de los cuadros y demás ornamentos, pero eso sí, manteniendo el espíritu Druida. Pero aunque hablo en plural, no ha sido así. Solo hay una responsable del trabajo: mi amiga Charo, que no solo combina palabras para darles vida y sentido, si no que tiene la sensibilidad y el arte de hacer cosas como lo que hoy estáis viendo. Este blog en unos días cumplirá cinco años, que ya son años. Empezó como un divertimento y ha pasado por diferentes etapas, incluso un largo descanso. Jamás pensé que llegaría hasta aquí y menos cómo ha evolucionado en todo este tiempo. Intentó ser un blog de versos, un refugio, si se me permite la presuntuosidad, de poesía y de encuentro de amigos compartiendo la misma afición y por el camino que nos ha marcado este tiempo se ha convertido en lo que es hoy, algo así como mi “muro de la reflexión compartida” donde cabe de casi todo. Gracias a Gem@, que fue quien lo decoró (los colores y yo por distintas razones no nos llevamos bien y mi sentido estético no es el más apropiado) esta casa hasta hoy y que durante estos dos o tres años ha recogido muchas letras y muchos momentos de preciosos recuerdos para mí. Gracias a las dos.
Iniciamos esta nueva época, la nueva luz (me gusta la luminosidad) que espero os siga haciendo agradable pasearos por aquí a tomar un poco de vino y alguna rosa que siempre hay, con el aperitivo de un poco de música que intenta ser al menos agradable. Gracias Charo, como diría un torero: “Va por ti”.
Y hablando de cambios estos días he descubierto de nuevo la excelente terapia que es viajar. No sé si os pasa como a mí, supongo que un poquito sí. No nos damos cuenta de la necesidad que tenemos de cambiar de nuestro cotidiano espacio vital, hasta que lo hacemos. Evidentemente ya sé que no es fácil hacerlo, no es sencillo cambiar de casa ni de ciudad. Nosotros no somos como los americanos, ellos lo hacen con frecuencia fundamentalmente porque cambian de trabajo regularmente. Esto amigos del otro lado del Atlántico no tienen el apego a la propiedad ni a la tierra tan marcado como nosotros. Por lo tanto a nosotros no nos queda otra que, de vez en cuando, escaparnos. Yo lo he hecho estos días, por razones de trabajo. He estado en Dublín, una ciudad encantadoramente celta, que no conocía. Me gustó su diseño urbanístico, su estilo y su forma de ser y, como no, me gusto la Guinnes; aunque su comida algo menos, pero no hubo queja. Demasiado picante para a quienes nos gusta saborear. En ocasiones tenía la duda si era picante con un aire de carne, en vez del plato que yo había pedido. Estos tres días, aunque repletos de trabajo, me han sentado tan bien como cuando tomas un almax y se te va la acidez de estomago (os imaginas el porqué del símil). Deberíamos establecer obligatoriamente la terapia individual de salir del entorno, aunque sea a la provincia de al lado, al menos cada par de meses. Es que, cambiando, hasta se tienen ideas (aunque para algunos que yo me conozco, tener ideas es peligroso), asi que a plantearse la cuestión de la escapada. Nos irá mejor.

Unos versillos, nada del otro mundo. Cortitos, pero llenos de intimidad. Que os gusten:


Evaporado.
Lleno de oscuridad
el triste beso,
soñando la caricia,
remontaba un suspiro.

Y de música hoy, pues pensaba poner algo Celta, pero no. Algo más romántico por si a alguien le apetece bailar. Hacía tiempo que no la oía y una amiga me la recordó. Moon River de la película “Desayuno con Diamantes” Disfrutarla en la inauguración de este rincón, serviros vino y coged vuestra rosa. Muchos abrazos y muchos besos.

4 comentarios:

plinnn... dijo...

Te ha quedado chulísimo:) la fotografía de la cabecera es fantástica!! Y la música me encanta:) y ya me gustaría a mí un viajecito:) feliz día:))

Mayteღ dijo...

CHaro es un encanto de persona, siempre atenta, siempre dulce.

Y tu...un encanto que a través del tiempo vive, vibra y lo comparte.

Abrazos :D

Oréadas dijo...

Gracias Carlos por tus palabras, pero no hice nada sólo dar vida a tu bosque Druida, eso para lo que tú me brindas con tu amistad (uff va para 8 años, como pasa el tiempo)no es nada.
Un beso y no has podido escoger una canción más bonita. ¿Sabías que es una de mis preferidas?

Elena de San Telmo dijo...

Hola Meigo me has emocionado! Es el espíritu druida de la imagen, porque yo un día soñé que estaba en Galicia y veía unos árboles verdes como éstos, no sabes cómo me siento!
Ojalá que se haga realidad lo que tú dices y algún día pueda viajar a tus tierras. Te abraza Elena