jueves, 26 de julio de 2012

Te echo de menos


Pablo Alboran tiene varias canciónes, pero una es sencillamente hermosa: “Te he echado de Menos”. Cada la vez que la oigo no puedo evitar que a mi cabeza vengan recuerdos e imágenes, que ciertamente echo de menos. “Te he echado de menos, he pensado en tu sonrisa, tu forma de caminar…” ¿Quién de nosotros no lo ha hecho alguna vez? incluso a veces no queriendo, porque nos hacen sufrir. Pero, con el tiempo, esos recuerdos, ya no hacen daño; al revés. Pues eso… recuerdos y promesas no cumplidas que se firmaron con lágrimas en el papel de las sentencias definitivas. Momentos y futuro. No puedo evitar tenerlos, y ahora me alegro,  cada vez que oigo esa canción. También recuerdo el tiempo que deseaba no echar de menos, quería silencio en los recuerdos; pero ahora pienso que no echo de menos, sino que creo que echaré de menos siempre. No solo todo este tiempo que ha pasado, sino el que sé que pasará (seguramente toda mi eternidad) y que será, a la vez, el mismo tiempo en el que se empeñará mi memoria en borrar, luchando con el archivero de mis recuerdos que no quiere hacerlo. Y no se borrarán. 
Estas letras son las que a uno se le ocurren miles de veces en la cabeza y que jamás se trasladan a un papel. Son esas palabras que nacen de la conversación de noches que amanecen temprano y la frescura de la cabeza. Pensamientos que avanzado el amanecer, se pierden en un jardín de ilusiones donde crecen y un día, cualquier día, aparecen.
En fin, en un verano de calor y de demasiados problemas; donde lo cotidiano no deja tiempo a filosofías vitales. No sé porqué, pero es muy gratificante “echar de menos” y revisar imágenes de otros momentos, de otros instantes donde queríamos que el día, o la noche, o el tiempo… no terminase. Echar de menos nos hace tomar el aire que nos quita la realidad del sufrimiento diario. Pues sí, te echado de menos todo este tiempo. He soñado el momento de verte al lado mío. Y sigo echando de menos tu sonrisa.
Hoy me he puesto un poco romántico de más, pero me he quedado a gusto. Tenía ganas y ahí queda. 


Gracias Esperanza por seguir conmigo.
Por estar, en cada una de mis soledades,
abrazándome, sobándome y mimándome.
Gracias porque, por ti, no muere mi deseo
y su presencia vive en cada momento
que el tiempo aleja aquella última vez que oí su voz.


No es fácil dejar de oír  lo que me gusta oír.
Tú, Esperanza, me ayudas a que el sonido
de sus palabras permanezca fresco,
dentro de mí; que yo crea que es posible todo; 
que quizás, otra vez, respire muy hondo
todo su olor y que se quede, siempre, conmigo.


Mi Esperanza, no me abandones.


Y como no, la música de hoy. Pablo Alboran:” Hoy te he echado de menos”. disfrutarla con los poemas, mis rosas y, cómo no, mi vino tinto (de verano no; el de siempre). Besos, abrazos y echar de menos, que es sano. 


5 comentarios:

Oréadas dijo...

Echar de menos no es malo Carlos al contrario nos trae los bonitos recuerdos que compartimos, y aunque no nombre, a algunos de los que sé aunque te niegues en decir que echas de menos yo sé que en lo más profundo de ti, sus conversaciones, sus risas, incluso sus enfados son parte de ese echar de menos que nos aturde el pensamiento, y nos regala una sonrisa inesperada e incluso llega a sorprendernos a nosotros mismos.
Un beso Carlos, te echo de menos.
Pd: Te hago un regalito en forma de canción espero que te guste. :)

http://www.youtube.com/watch?v=1t0aRBMOgrM&feature=related

Anónimo dijo...

Yo también hecho de menos aquellas largas noches de conversaciones, de filosofar, intentar arreglar el mundo, escuchar, aconsejar y sobre todo las mas bonitas, las noches de la poesia, que junto con Oreada construiamos los 3. A veces abro mi baul de los recuerdos y vuelvo a reeler aquellos versos que para algunos serán cursis, pero para nosotros son lo mas bonito del mundo, porque fueron ejendrados por los 3.
Pero la vida son etapas, y se van cerrando unas y abriendo otras.

jaja, tú frase preferida era "siempre nos quedará Paris", jaja, la mia es "siempre nos quedará Charín"....

Un besote Meigo, y sigue regalandonos tus versos.

Laura

Alter dijo...

Ayyy mi querido y añorado Meigo, no imaginas cuanto significan tus palabras para mi, y esa canción... ese Pablo Alborán que tanto me gusta y tantos recuerdos me trae. Es bonito echar de menos, eso desvela un pasado rico en bonitas vivencias, pero recuerda, siempre en su justa medida, no sea que el recuerdo del pasado no nos dejen disfrutar del presente y anhelar el futuro.

Y como no, a veces yo también te echo de menos.

Muchos besos,

Alter

Oréadas dijo...

Anda que te puedes quejar Carlillos tienes entre tus más fieles admiradoras a la crème de la crème. Muackk sigo echándote de menos

Anónimo dijo...

:)