miércoles, 10 de octubre de 2012


Pues sigo echando de menos, quizás sea consecuencia de la madurez, o el retorno a una nueva infancia. Sea lo que sea, lo cierto es que no puedo, y creo que influye, seguramente, que tampoco quiero ni olvidarme de sonrisas, ni tampoco de lo demás. Pero no me cabe duda de que las cosas van pasando y el tiempo las va certificando a la vez que cicatrizando y las cicatrices solo duelen cuando te las ves. 
Tengo la suerte de poder actualizar imágenes y eso, de verdad lo digo, ya es mucho. Mucho más de lo que yo podría pensar o imaginar que los dioses de la felicidad me otorgarían. Pero hay que cambiar de tema. Del tiempo tampoco vamos a hablar que es algo muy socorrido, ni tampoco de la cantidad de cosas desagradables que suceden cada día. Hablemos de cosas sencillas, de cosas tan cercanas y tan pequeñas que, a veces, ni las sentimos de lo cerca que están. Por ejemplo de poesía o simplemente diciendo cosas. Así, sin más.
aunque me da que hoy, quizás solo sea el silencio quién tome el protagonismo; pero no el silencio de estar desaparecido, ese no que es, incluso, desagradable. Me refiero al silencio que grita dentro de nosotros revelándose cada día. Gritando entre la multitud del aire. Gritando que te esto no puede ser; gritando que te quiero. 

Gritos como el de este poema de mi admirado Aute: 

Mientras vibre cada noche
entre las lágrimas insomnes,
mientras llueva y nos mojemos
como se mojan los besos.

Mientras duelan todavía
las penúltimas mentiras,
mientras quepa en el silencio
todo el ruido de los sueños,
mientras tanto,
amando.

Mientras hieran las distancicas
con sus puntas afiladas,
mientras solo nuestros cuerpos
sean pasto para el tiempo.

Mientras sigan confundidas
nuestras áridas pupilas,
mientras callen las palabras
para hacerse necesarias,
mientras tanto,
amando.


Y,  a estos hermosos versos ¿qué música poner? Difícil, al menos para mí. Pero ahí va, sin miedo y sin rubor. Café Quijano y una de sus letras que más me gusta “Poesía de Amor”. Besos y abrazossss y todas las rosas que caben en la sonrisa.



4 comentarios:

Mayte dijo...

Siempre vibrando, siempre compartiendo belleza.

JUAN dijo...

Un placer leerte. Saludos

Oréadas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oréadas dijo...

Carlos, Aute me gusta mucho pero me habría gustado más este post si hubieses dejado un poema de los tuyos.
:) Besitos
Pd: Por casa tenemos ganas de volver a verte. :)