lunes, 26 de noviembre de 2012

Casablanca.


Hoy, 26 de noviembre, hace 70 años que se estrenó la gran película “Casablanca” con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Una película rodada con un presupuesto justo pero llena de frases míticas. Hoy la he vuelto a ver. Humphrey clavando la mirada en los ojos de Ingrid y lleno de sentimiento diciéndole: “París nos quedará” o como dicen en otras versiones y que a mí me gusta más: “Siempre nos quedará París"  o cuando ella le dice a Sam (que susto se lleva el pobre pianista): “Tócala otra vez, Sam” o cuando se dicen Ricky e Illa: El mundo se desmorona, y nosotros nos amamos”. Pero al margen de las frases y la música, es simplemente hermoso ver como son capaces de trasmitir amor en las miradas y sonrisas. Preciosa e inmortal. 
Hoy quiero, en estas líneas, trasmitir mi homenaje a Michael Curtiz, su director y al compositor de la canción que Sam interpreta, con cierto aire de susto pensando en el posible enfado de su amigo Ricky, la canción de Herman  Hupfeld,  bandera de la película, “As Time Goes By” que significa algo así como “el paso del tiempo”, o “el tiempo pasará” o también “Conforme pasa el tiempo”. La estrofa más famosa es la siguiente:
You must remember this
A kiss is just a kiss, a sigh is just a sigh.
The fundamental things apply
As time goes by.

Que se puede traducir por:


Debes recordar esto

Un beso es sólo un beso, un suspiro es sólo un suspiro.
Las cosas fundamentales suceden
conforme pasa el tiempo.

Pues hoy poner un poema mío con estas cosas, casi me da vergüenza. Pero aquí queda para completar, como si de flores fuera, mi pequeño homenaje. Que os guste:


Como si fuera el ayer que nunca fue,
siento tus besos clandestinos,
 húmedos de tu encendida pasión
 y mojados de tus amargas  lágrimas,
recorriendo lentamente mis labios.

Hoy es como aquel instante etéreo 
robado a un tiempo que nunca tuvimos
y que ahora viaja por mis recuerdos.
Siento aquellos tus besos anónimos, 
que ni siquiera tenían apellido,
amándolos en el silencio de los dos,
sabiendo que no tendrían más hijos.

Eran nuestros besos prohibidos
que hoy, como si fueran monstruos
de otros anocheceres, muerden
mi dolorida alma, seca y árida,
trayéndote a mí.



Como no… la música hoy… la canción. Disfrutarla abrazados a vuestro amor, que ha de suceder lo que ha de suceder. Vino tinto, rosas, abrazos y besos.



1 comentario:

Susy dijo...

Dicen que lo pasado pasado está y que lo mejor siempre está por venir..
Ya no se hacen películas que transmitan tanto sentimiento mi querido Meigo pero "siempre nos quedará el recuerdo,los sueños..bueno,y París también".
Como siempre es un grato placer caminar por este rinconcito que desprende una calidez tremenda.
Besos..abrazos y rosas...hoy no te dejo vino que me lo tienen prohibido y bailar de momento tambien.... hasta pronto "Meu querido Meigo"