martes, 26 de abril de 2011

Algo de Sensualidad.


Después de pasada la semana de pasión procede retomar el día a día y volver a ser uno, lejos de la meditación. Y hoy se me ha dado por ser erótico, que hay que hacer de todo y darle gusto al cuerpo y sobre todo a la mente. El erotismo es ese vestido que cubre las vergüenzas de nuestra alma sexual y, no sé si estaréis de acuerdo, lo que, en el aspecto sexual, nos distingue de otras razas de seres vivos. Hoy quiero hacer un homenaje al erotismo, por lo que os dejo este poema. Nada digo de él, nada pienso corregir en el futuro. Es así.
Hoy cambio un poco el orden y os hablaré de la canción que hoy os dejo. Es una canción que cuando la escuché por primera vez, ya hace algún tiempo, descubrí que la sensualidad se puede dibujar en palabras preciosas. Mi admirado Luis Eduardo Aute y su “Mojándolo Todo”. Esta canción forma parte de un LP del año 95 (ya llovió), que se tituló “Alevosía”. Aún recuerdo, después de tanto tiempo, la primera vez que puse el vinilo en mi Philips. Mis abrazos, mis besos, mis rosas, mi vino para todos vosotros.

BAILANDO

Abrazados pecho con pecho,
sintiendo el calor de tu aliento en mi cuello.
Mientras tus manos suben y bajan;
mientras tus dedos descubren el camino del placer,
mientras tu mirada me desnuda…
siento como se eriza mi piel.
Mientras tus besos me enganchan
y tu mirada me enamora.
Mientras todo eso pasa,
Tú… me besas.

Con los ojos cerrados,
Acariciando mi mano tu mejilla.
Apretando mi cuerpo… tu cuerpo,
tu pecho acariciando el mío,
los dos besándose y sobándose.
Mientras nuestras piernas
se cruzan en nuestro baile.
Mientras tus muslos me abrazan
y hacia ti me llevan.
Mientras tu pecho abraza mi espalda,
y tus manos dibujan mi pecho.
Mientras tus labios humedecen mi nuca.
Mientras tu suspiro refresca mi cabeza.
Mientras todo eso pasa…
Mientras…
tú, besándome.

Son tus ligeras manos
las que recorren mi vientre,
mientras las mías dibujan
en tu pubis un te quiero.
Despacio resbalan hacia tu pelvis,
mojándose encada uno de tus poros.
Mientras mis caderas se contonean
y mi brazo se desliza por tu cuello.
Mientras tus palabras me llaman
y tus brazos se aprietan a mí.
Mientras te digo que te quiero,
Mientras todo eso pasa…
Mientras…
tú, me besas.

Mientras la música suena de fondo
rozo el cielo con la punta de los dedos,
Sintiendo tus besos.
Mientras el aire se llena de olor,
el incienso y aromas de naranja, nos cubren,
mientras tus deseos son suspiros
y tus palabras oraciones de amor.
Mientras tus manos
son pétalos de rosas en mi jardín,
y mis instintos son caricias a tu cuerpo.
Mientras todo eso pasa…
Mientras…
tú me besas.

Mientras tus ojos me buscan,
Tu desnudez me invita,
tu cuerpo me llama.
Dentro de ti vivo,
dentro de ti nos amamos.
Mientras todo eso pasa…
Tú… besándome.

Nunca dejéis de sonreír ni dejéis de ser sensuales. El día que lo hacemos, empezamos a morir. Que os guste todo.


4 comentarios:

JUAN dijo...

La verda es que me han gustado mucho ambas cosas, el poema y la canción.No conocía esta canción, la verdad es que en esos años yo trabajaba fuera de casa, recorriendo provincias españolas, en montajes industriales y escuchaba poca música.Después del trabajo me iba con los compañeros a tapear por los bares.

Mayte dijo...

Aute, tu poesía y que la vida ruede llena de sensualidad.

Un besiño grande Carlos, siempre.

Oréadas dijo...

Hace ya un tiempo de la biblioteca cogí un poemario de Aute, me encantó y después de leer un poema muy erótico de él recuerdo haber escrito un poema, jeje ahora no recuerdo cual era, si lo encuentro te lo mostraré.
Me encanta Aute, gracias a mi querido Breo que una vez me lo mostró y desde entonces disfruto de sus letras.
Un besito Carlillos, todavía pachucha pero con fuerzas :-)

Ana dijo...

De tu boca, a mi boca,
de tu vientre, a mis senos,
de mi sexo, a tu sexo.
Un cruce de cuerpos
que durante mucho tiempo
estuvieron áridos
de todas estas huellas
de las que hoy se impregnaron .
Hoy soy tus labios, y tu mi sexo.
Brindándonos sensaciones
sobre el que será nuestro universo,
dejando, que tu humedad y la mía
se conviertan en la clave de ese eterno reto.
Inundaras mi boca
con la impaciencia de tu miembro,
creerás morir, cuando en realidad
estarás renaciendo,
al estallar este baño de pasión,
que nos recorrerá por fuera y por dentro.
en esa intersección de un mágico encuentro.
_Ana Diaz_

Espero que te siga yendo bonito como diria Chavela Vargas con su voz aguerdentosa. Igual ya no me recuerdas pues eso suele suceder a veces , pero yo sigo recordandote y de vez encuando te hago alguna visita. El aroma a rosas y el vino tinto es dificil olvidar